“Chávez no quedará olvidado en ningún rincón”.

Octavina Díaz

Leída la opinión de Gabriel García Márquez, me atrevo a escribir mi opinión sincera del tema, sin dogmas, ni creencias religiosas, solo fruto del razonamiento libre que me asiste, y de aquello que le puede servir a la historia patria futura, y al recuerdo de ese hombre que nos rescató con sus obras y pensamientos. Primeramente en ninguna de las líneas hay una afirmación seria y científica en lo expresado por Gabriel García Márquez, que no tengo dudas, que en su realismo mágico pudo haber escrito eso hace mas de 30 años. Es importante que se aprenda a decir las cosas desde lo científico, y no desde los dogmas religiosos, signados por el castigo divino y las supuestas profanaciones. La materia que nos compone no descansa, se descompone sino se preserva, se vuelve polvo. No puedo hablar a ciencia cierta del proceso de duración de un cuerpo embalsamado, porque, es ahora que murió el presidente que me empezó a preocupar el tema. Y solo por la necesidad de preservar la materia de ese hombre que no fue un cualquiera, que es quizás el hombre más importante de finales del siglo XX y principios del siglo XXI para nuestra historia patria. Pensar que con los avances científicos de esta humanidad, que ha inventado todo para destruir, no hemos sido capaces de hacer algo para preservar algo tan importante como la materia de mi comandante presidente. Espero que por lo menos el resto de sus huesos sean cuidados, y preservados para la posteridad, así como, después de 200 años pudimos saber como realmente fue nuestro libertador Simón Bolívar, y buscar desde la ciencia la verdad de su muerte. La enfermedad de nuestro presidente también esta signada por una cantidad de preguntas que tal vez en unos cuantos años puedan ser develadas, cabría la posibilidad de que su enfermedad haya sido producto de una de esas bacterias inoculadas, que ha producido el capitalismo para exterminar a sus enemigos, ejemplos de ello el caso de Yasir Arafat, el caso de Bob Marley inoculados por una bacteria cancerígena.

En algo, el presidente Chávez tiene razón, los cadáveres embalsamados no deberían ser expuestos en exposiciones, para ganar dinero, opinión expuesta por el presidente fruto del caso de la empresa que trajo cadáveres despedazados para exhibirlos en un centro comercial a niños y jóvenes, el colmo de la degradación científica y humana. Es importante recordar que en todas las universidades hay cadáveres insepultos para hacer ciencia, que no sabemos a donde van a parar después que cumplen el objetivo científico. Estos cadáveres también son importantes pero como a lo mejor no tienen familia terminan en laboratorios para una buena causa científica.

Lo más importante en mi opinión, es que nos liberemos el pensamiento de que Chávez no va a descansar porque lo embalsamen o no lo embalsamen. Estoy segura que no va a descansar en la medida que los que se quedaron en la tarea de liberar a la patria, no lo hagan, no descansaría si este pueblo se deja confundir con cosas que no son de este mundo. No tengo idea de lo que pensaba mi amado presidente esos últimos momentos, pero desde mi opinión ese Cristo que abrazó con tanta fe, lo abandonó a su suerte, es más lo abandono desde el momento que contrajo esa enfermedad tan cruel, y que lo condenó a una muerte tan agonizante. No me imagino el sufrimiento de ese hombre tan vital. Sin duda alguna falló la ciencia y la fe, al no poder salvarle la vida. A mi presidente hay que preservarlo en la conciencia de las generaciones futuras. Era importante que se tomaran las mejores decisiones para preservar su materia física, había que estudiar antes de que muriera la posibilidad del embalsamiento, siempre y cuando eso no generara posteriormente la degeneración de su ADN. Habría que estudiar todas las vías de preservación, pero ya no se hizo, ahora nos queda preservar lo que queda. Hay muchas maneras de enterrar la conciencia en los pueblos, una es eliminando a sus héroes, el capitalismo es especialista en eliminarlos, cuando invade, lo primero que hace es derrumbar todo aquello que pueda despertar la memoria al pueblo. Hay que recordar cuando tomaron el gobierno de Huseín en Irak, derrumbaron las estatuas y todas las imágenes, eso lo hacen para borrar a las y los héroes de la memoria de los pueblos. Después inundan a esa memoria de sus imágenes, por medio de las vayas, películas y propagandas de Macdonal, de sus súper héroes ficticios, (Superman, Spaiderman, entre otros).

Por ultimo, sería lamentable que nuestro presidente terminara borrado de nuestras memorias, por creencias superfluas de un supuesto descanso que no existe, y un supuesto déjenlo descansar. Si existió alguien en este tiempo que no quería descansar, ese fue nuestro presidente Hugo Rafael Chávez Frías. Sería lamentable, que terminara olvidado como el cadáver del niño embalsamado que cuentan en el artículo de Gabriel García Márquez. No tengo dudas de opinar, que la mejor opción era preservar su materia física para la posteridad de la historia patria. Las dudas que me asisten tienen que ver con la seguridad de esa preservación, ¿Cuantos años de duración tendría? ¿Que consecuencias para su genética tendrían los químicos que le inocularían a ese cuerpo para preservarlo? No podemos dejar que le inoculen el miedo a nuestras conciencias, y a las conciencias del futuro. Mientras la imagen de Chávez se mantenga fresca, este pueblo lo revivirá a diario. Si lo abandonamos en el descanso eterno lo borraran de la memoria de los pueblos. No tengo dudas que Chávez habría aprobado su embalsamiento si este pueblo desde la conciencia lo hubiera aprobado, porque el lo dijo en vida, que pertenecía al pueblo, y este pueblo si algo debe tener es conciencia científica, y conciencia histórica para entender la importancia de mantener esa materia presente en nuestras vidas.

¡Viva Chávez Carajo! No dejemos que muera en nuestras memorias y en las memorias del futuro, no lo enterremos en urnas occidentales, ni en urnas religiosas. Enterrémoslo en la conciencia de los pueblos. Hagamos que este presente a diario, con sus acciones, con su conciencia patria, con su presencia física visitándolo al cuartel de la montaña, que sabemos que esta su materia física. Ese cuartel debe convertirse en un espacio perenne de visitas y de debate político. El día que dejemos que nos quiten su presencia, ese día Chávez morirá, para siempre, y será enterrado para siempre en esas urnas que les nombre.

Para mi Chávez el amor de mis amores.

Fecha de publicación: 23/03/13

jilarijeni264@hotmail.com

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: