De "una sola lectura" del Diario Vea del 03 de diciembre de 2008‏.

*JUAN MARTORANO.

En primer lugar, antes de entrar en materia, quisiera complementar con algunas ideas referidos al último artículo escrito, en donde hice una exposición acerca de la postura de algunos dirigentes del Partido Patria Para Todos, y de la iniciativa de enmienda constitucional por parte de la Asamblea Nacional. Obviamente me referiré a este último tópico, ya que el primero considero que quedo suficientemente claro. Sigo creyendo en los poderes creadores del pueblo, sigo creyendo en la consigna de que “sólo el pueblo salva al pueblo”, y creo verdaderamente en la Democracia Participativa y Protagónica, por lo tanto creo en el debate de las ideas, en el debate fraterno y respetuoso, y eso es lo que quiero manifestar en estas líneas. Creo que los que no desean que esta enmienda sea interpuesta por iniciativa popular, con la recolección de las firmas del pueblo, estarían obviando el tremendo elemento de motivación popular que tendría si se recabarán las firmas, y disculpen si pecó de extremadamente legalista, pero el artículo 184 de la todavía vigente Ley Orgánica del Sufragio y Particpación Política, establece lo siguiente: “El Consejo Nacional Electoral, dentro de los treinta (30) días siguientes a la presentación de la convocatoria correspondiente, verificará el cumplimiento de los requisitos de Ley, y se pronunciará fijando el día, en el cual deberá celebrarse el referendo, señalando claramente la pregunta o preguntas propuestas que ha de responder el Cuerpo Electoral convocado”. Cualquiera pudiera decir que esta consulta o referendo aprobatorio de la enmienda se materializaría en tres meses, ya que cualquiera, a objeto de rebatir este argumento, pudiera señalar lo siguiente: “El Presidente de la República tiene razón, ya que de la lectura de este artículo, se dan 30 días para la verificación de las firmas, luego de eso, el referendo se convocaría en los treinta días siguientes, y todo un mes de campaña. Aunado a las próximas vacaciones del CNE, y comenzar desde enero la recolección, dándole un mes al Poder Electoral para que verifique la autencidad de las firmas, y decidir que en el mes de marzo sea el referendo aprobatorio de la enmienda”. Pero resulta que los 30 días establecidos en este artículo es un lapso y no un término, no necesariamente el CNE debe consumir los 30 días de las norma para declarar y verificar la autenticidad de las firmas, puede hacerlo, como también pueden ser en menos días, ya que por declaraciones del rector Germán Yépez del CNE: “que el CNE cuenta con todos los elementos procedimentales, metodológicos y tecnológicos para verificar las firmas y activar el referendo de la enmienda”. No estoy de acuerdo con el planteamiento del ex-diputado de la Asamblea Nacional; Periodista Carlos Colina Yánez, ya que el argumento leguleyo del Reglamento Interior y de Debates, por aquello que cada diputado tendría 15 minutos de exposición más 7 minutos para una segunda exposición y una replica, ello no es garantía de evitar el saboteo y de retardar este debate, además del asueto decembrino cercano, es curioso que un hombre que tuvo la experiencia en el parlamento, desconozca de las maniobras de la oposición, que aunque en franca minoría y que de ser posible se inscribirán todas y todos, amén de otras estrategias, pudiera envainar y enrarecer este debate. Hay muchos lobos disfrazados de corderos y se muy bien porque señalo esto. Ahora bien, si comparamos los tres mecanismos, realmente el más rápido, fulminante diría yo, es el de la convocatoria mediante decreto por parte del Presidente de la república en Consejo de Ministros y Ministras, sino, sencillo Comandante, asuma usted, tome la bola y hágalo usted, que el pueblo mayoritariamente lo apoya, y será una vía mucho más rápida que las dos anteriores. Sin embargo, sea la vida que se decida para tener la inciativa y poder activar el referendo de la enmienda, la acataré y respetaré, lo más importante es que haya referendo rápido y aprobemos sin vacilaciones y mediante nuestro voto y con una militancia activa, la enmienda del artículo 230 de nuestra Constitución. Pero además de ello, como lo señala el titular del Diario Vea del día 03-12-2008 y aquí empiezo a entrar en materia, hay que hacer análisis cuantitativos y cualitativos de los resultados del 23 de noviembre. Sin duda la participación popular fue multitudinaria, aunque dichos resultados constituyan una exigencia para continuar venciendo las realidades negativas hacia las conquistas socialistas. Estoy de acuerdo en que hay que corregir fallas y errores tanto en las diferentes gestiones de gobierno regentadas por revolucionarios y revolucionarias como de la estructura del PSUV como partido de la revolución venezolana. Cada gobernador, cada alcalde y cada legislador regional debe renovar su compromiso con el pueblo a fin de enfrentar y resolver las necesidades y problemas más sentidos y urgentes de nuestro pueblo: salud, vivienda, educación, empleo, seguridad. Sin duda que el 23 de noviembre de 2008, el liderazgo de Hugo Chávez se vió fortalecido y reafirmado y confirmado. Más hay que reconocer que los sectores de la derecha han avanzado, no sólo porque ganaron algunas zonas estratégicas y vitales que sin duda se constituirán en una amenaza al gobierno revolucionario y al Comandante Hugo Chávez, sino que en varias zonas populares, la oposición salió a votar, y aún cuando no ganó, obtuvo cerca del 40% de los votos. Ejemplo: En estos días, escuchando RNV, un programa que no recuerdo su nombre, en el canal informativo, a eso de las 5 de la tarde, y decían como era posible que en la Parroquia San Juan de Caracas, Jorge Rodríguez obtuvo 22.000 votos y el señor Stalin González obtuvo 18.000 votos ¿Por qué una diferencia tan escasa?. Ustedes me perdonan, también que el chavismo pierda por paliza en Chacao, Baruta, el Hatillo, pero que en las zonas populares de caracas se gane por poco margen es imperdonable. Sencillamente en esas zonas, y como dice un amigo mío, el chavismo debe “darle hasta con las patas” a la oposición, aplastarla, darle una pela, y eso es parte de la revisión, rectificación y del reimpulso que se debe dar dentro de este proceso revolucionario. Sin duda que no se trata de un culto a la personalidad de nuestro Presidente, yel proyecto encarnado en Hugo Chávez asume los intereses de la Nación Venezolana y representa la ruptura sin capitulación, porque las naves de retorno las quemamos hace ya bastante tiempo, con el pasado de subordinación, pobreza y exclusión. Liderazgo y proyecto identificados con los valores y con la idiosincracia de nuestro país, su raíz histórica bolivariana, sus banderas de independencia y soberanía; un liderazgo que ha hecho suyas las demandas por el mejoramiento de las condiciones de vida de los venezolanos y venezolanas. Sin duda que la victoria de las 17 gobernaciones y el 80% de las alcaldías tienen una significación muy especial porque se alcanzó en medio de una torrentera de calumnias y provocaciones disparadas desde las empresas de comunicación en manos enemigas, alimentada por los laboratorios de la mafia gobernante (léase Departamento de Estado, léase CIA, léase gobierno corporativo de EEUU). Ahora, como lo señala el Vea, sólo una lectura hay que darle en la que todos podemos estar de acuerdo: “Venezuela mostró al mundo el pleno ejercicio de la democracia bolivariana”. Sin duda que luego de los resultados del 23 de noviembre debe demandar de cada uno de los revolucionarios y revolucionarias ser más exigentes con nuestro trabajo político, dedicar mayores esfuerzos a la organización popular, fortalecer aún más la unión en las luchas sociales, y elevar mucho más la fortaleza de nuestras conciencias. Sin duda que luego de superada esta coyuntura del 23 de noviembre, debemos prepararnos con ahínco para esta confrontación aguda que será el debate de esta enmienda constitucional con los enemigos de nuestro proceso revolucionario que intentarán desde sus nuevas posiciones de poder conquistadas, atentar contra las conquistas de nuestro pueblo. Culmino con una cita del suplemento “Debate Socialista” Nro 38 de Diciembre de 2008: ” Es evidente que estamos sumergidos en un enfrentamiento que sólo se resolverá cuando uno de los contrincantes se retire del campo de batalla. Es el enfrentamiento entre el pueblo humilde y su Revolución. Enfrentando a los oligarcas y sus pretensiones de seguir con su sistema de privilegios, el capitalismo que favorece a los poseedores y condena a las grandes mayorías a la miseria espiritual y material”. Y es por ello, que ninguna Revolución entrega a sus líderes, y nosotros no vamos a entregar a Hugo Chávez.

Patria Socialista o Muerte!!!

Venceremos y Estamos Venciendo!!!

*Abogado, Analista Político y militante del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Moderador de los Programas informativos y de opinión “Micrófono Abierto”, Tercer Motor: “Moral y Luces” y “Caminos Libres”, transmitidos de lunes a viernes de 12 m a 1 pm por la emisora comunitaria “Llovizna” 104.7 FM, y los días martes de 7 pm a 8 pm y los días domingos de 6 pm a 7 pm por la emisora cultural, informativa y de entretenimiento perteneciente a la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) : “La Voz de Guayana”, 89.7 FM, respectivamente. jmartoranoster@gmail.com , j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: