El narcotráfico y la esencia del negocio gringo.

Nancy Mastronardi

Vuelve el perro, otra, otra y otra vez. Siempre repitiendo el mismo discurso para ver si a base de repetición la opinión mundial termina por creer en él. Nuevamente el imperio vociferando y mintiendo sobre el narcotráfico y Venezuela. Señores de la Casa Blanca, los promotores de ese cruel delito son ustedes. Estados Unidos es el principal país con mayores índices de consumo y demanda de drogas, y Colombia es el mayor productor y exportador de estupefacientes. ¿Por qué no ataca Washington a la República neogranadina? ¿Será porque es su principal proveedor? Responda usted señor Bush. La Organización de Naciones Unidas (ONU) señala a EEUU como el país donde existe más consumo de estupefacientes en el planeta (Informe agosto 2008), a la vez que presenta indicadores del aumento de producción y narcotráfico en Colombia. Mientras tanto, para molestia de los señores de la Casa ‘Blanca’, los últimos tres informes de la ONU en materia de drogas sostienen que Venezuela es el tercer país del mundo que más ha reportado incautaciones de estupefacientes en todo el mundo, lo cual desmiente las acusaciones de la Oficina para el Control de Drogas de Estados Unidos (EEUU) contra el Gobierno Nacional. Definitivamente, el mayor consumidor de estupefacientes es el más grande defensor del narcotráfico, de hecho, le conviene, es necesario, es un negocio. El imperio jamás atacaría el narcotráfico, pero sí adjudica este delito a Venezuela con la intención de desestabilizar al país, con esta excusa perfecta cree que podrá cumplir con su principal objetivo: Exterminar el Gobierno Revolucionario e invadir nuestro país. Mayor consumidor protege narcotráfico La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha reconocido en un informe dado a conocer hace unas semanas que Estados Unidos es el mayor consumidor de drogas del mundo. Un total de 72 millones de estadounidenses, 34% de los mayores de 12 años, ha consumido drogas alguna vez; 41% de los jóvenes que asisten a las escuelas secundarias consumen drogas, así como el 47% de los preuniversitarios. El 62% de los estudiantes de secundaria asiste a centros donde se trafica en drogas, frente a un 44% en 2002; en los preuniversitarios la cifra es del 28%, un 9% más que hace tres años. El 9% de los niños de 8 a 12 años (1 millón de niños) han presenciado tráfico de drogas en sus escuelas al menos una vez por semana. En cuanto a la cocaína, los estadounidenses consumen un tercio de la producción mundial. Andreu Martí, en un trabajo publicado en Rebelión (Agosto, 2008), sostiene que la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de la ONU (Jife) decía ya hace dos años que ‘Estados Unidos es el mayor mercado mundial de drogas ilícitas’, (Granma, Cu., 060705). Los beneficios de la droga en EEUU son de 80 mil millones de dólares; las autoridades apenas confiscan el 1%. Veinte mil norteamericanos mueren cada año como consecuencia de las drogas; decenas de miles van a parar a la cárcel. En abril de 2001 el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, declaró en el Congreso que ‘la razón principal por la cual los países andinos se enfrentan a dificultades para doblegar la producción de drogas, particularmente de cocaína, es la gran demanda que existe en Estados Unidos’ (Diario de Yucatán, Mex., 270401): ‘El verdadero problema de la región no es causado por la región: es causado por lo que ocurre en las calles de Nueva York, en las calles de todas nuestras grandes ciudades'(Diario de Yucatán, Mex., 270401). ‘En marzo de 1999, el subsecretario de Justicia, Eric Holden, manifestó que el narcotráfico subsistirá mientras haya demanda en EEUU: ‘A menos que se reduzca la demanda interna de drogas subsistirán los incentivos en México y otras naciones del sur para producir lo que nosotros consumimos’ (CNN 120399)’, señala el trabajo publicado por Rebelión. En mayo de 1997 Bill Clinton reconoció que EEUU consume alrededor del 50% de todas las drogas del mundo, mientras que sólo representan 5% de la población del planeta. En noviembre de 1997, Francis X. Kinney, director de planificación estratégica para la Oficina de política nacional de control de drogas, declaró que EEUU es incapaz de detener el tráfico de drogas que proviene de México. ‘El director de la (DEA), Thomas A. Constantine, reconoció que sin grupos de distribución en Estados Unidos los cárteles (…) estarían fuera del negocio del narcotráfico: (…)’No pueden operar sin una gran red de administradores de alto nivel, transportistas, contadores, expertos en comunicaciones y personal para almacenamiento’ (Notimex 031297) y que la dirección del negocio se hace desde fuera, en ciudades como Cali (Colombia) Guadalajara (México) o Moscú’ (Notimex 031297) ‘En Harlem, el barrio negro marginal ubicado cerca de los rascacielos de la famosa 5 Avenida de Nueva York, es moneda corriente ver a los chicos y adolescentes con jeringas con las que se inyectan cualquier clase de droga, sobre todo el crack, que es mucho más barato que la cocaína’. (Clarin, Arg., 080597) Tráfico de drogas: otra esencia de la economía estadounidense Andreu Martí señala en su investigación que más de 300 mil organizaciones y bandas viven en EEUU del control del negocio de la droga. En Houston las cifras son de 169 organizaciones de narcos y 392 pandillas. Los Ángeles cuenta con 158 organizaciones distribuidoras y 49 productoras de metamfetaminas. La mafia colombiana tiene ya un largo historial en EEUU. En agosto de 1999 se produjo un hecho muy ilustrativo en la embajada de EEUU en Colombia: Laurie Hiett, esposa de James Hiett, coronel norteamericano, agente antodriga en esa embajada, enviaba regularmente paquetes con droga desde Bogotá a Nueva York. Al menos ocho funcionarios estadounidenses de la embajada en Bogotá se encuentran ‘bajo investigación’, según el New York Times La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de las Naciones Unidas ha dicho que Colombia es el mayor productor de cocaína del mundo, con más del 90% del mercado mundial. La droga sale de Suramérica a un precio de 200 dólares el kilo. Llega a México y de allí a EEUU, donde pasa a los grandes distribuidores que han pagado por ella unos 10 mil dólares el kilo. La droga llega a EEUU por carretera y también por barco. Recientemente se ha sabido que los narcotraficantes intentaron comprar un submarino ruso, tripulación incluida, que haría la ruta de Colombia a la costa oeste de EEUU. En junio de 2000 el FBI dio a conocer la lista de los narcotraficantes más peligrosos del mundo: Seis mexicanos, dos asiáticos, dos caribeños y dos nigerianos. Curiosamente, no hay ningún colombiano. En una entrevista en junio de 2007 a la revista Semana, el narco colombiano Fabio Ochoa Vasco declara que las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia) usan México como puerto intermedio para pasar la droga a EEUU y así financiar las actividades de los paramilitares colombianos. ¿Y entonces, señor Bush, quién defiende qué? Esta claro. Vuelve el perro, otra, otra y otra vez. Siempre repitiendo el mismo discurso para ver si a base de repetición la opinión mundial termina por creer en él. Nuevamente el imperio vociferando y mintiendo sobre el narcotráfico y Venezuela. Señores de la Casa Blanca, los promotores de ese cruel delito son ustedes.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: