Mentira Landia y el acuerdo “unitario” opositor.

Jesús Hernández

Hay un país donde existe un “pequeño reino” construido con anime, conocido como Mentira Landia (ML). La dirigencia de este reducto, a pesar de la nula confianza que existe entre ellos y el poco respaldo popular, decidió firmar un acuerdo al que denominaron “unitario”. Con el referido acuerdo, los de este reino (opositores) intentarían evitar su extinción y detener el avance de la legión de ciudadanos, conocidos como los rojos, quienes trabajan en la construcción de un país donde la justicia social garantice la felicidad a toda la población. Este hermoso país, dotado de grandes bellezas naturales y enormes recursos energéticos, se prepara para elegir, el próximo 23 de noviembre, a sus autoridades regionales en un proceso comicial. Dirigentes de Mentira Landia, quienes controlaron a la República (IV) por más de 40 años, no sólo construyeron en ese largo periodo un país con infraestructura de anime, sino que las ideas, los pensamientos y hasta los acuerdos a los que ellos llegaban tenían la solidez del frágil material. En esas condiciones los sin color, divididos en parcelas, acudieron al cónclave acromático para lograr un consenso en la forma cómo escogerían a sus candidatos, los cuales enfrentarían a los rojos en el proceso electoral. Un total de 17 organizaciones, tras reunirse el 23 de enero, anunciaron con bombos y platillos a través de los medios de comunicación de Mentira Landia que para la primera semana de junio informarían a los “engañados”, seguidores de los sin color, los candidatos a gobernadores, alcaldes y diputados regionales que se medirían a los rojos en los comicios del 23 de noviembre. La primera falacia de los Sin Color (SC) Llegó junio y las fichas de los SC se lanzaron a explicar a sus engañados el porqué cinco meses después de suscrito el acuerdo “unitario”, en una hermosa mesa labrada en anime y pintada color caoba, no habían alcanzado el objetivo propuesto, y más que explicaciones sobre el fracaso solicitaron a su confundida militancia una prórroga para alcanzar los acuerdos. Lo que más aleja a los SC de poder concretar el acuerdo “unitario”, y eso lo saben todos, es su condición de insignes ciudadanos de Mentira Landia. La mayoría de quienes conforman el cónclave pálido se ven a si mismos, cada vez que se comprometen en hacer algo, con una nariz tan larga como la de Pinocho, y esto condena al fracaso al acto que se celebró, a principios de año, en los predios de Mentira Landia. Los dirigentes de los grupos SC, sin mayor respaldo en la población, intentan acercarse a pesar de estar alejados por sus apetencias personales ahora y durante la extinta cuarta república, periodo en el que sus políticas dejaron al país sin luz y sin alegría para la mayoría de los habitantes de un territorio al que Dios bendijo con mucha decisión, pero en el que los SC parecían estar comprometidos, con otras fuerzas, para empañar la acción divina. Han transcurrido más de siete meses, desde la firma del acuerdo “unitario” en aquella hermosa, pero frágil mesa, y los engañados, entre los que que se cuentan hasta los medios de comunicación que operan al servicio de ML, se desesperan cada día más al ver que la legión de pinochos en los que han confiado su futuro no terminan de colocar los intereses del reino de la mentira por encima de los individuales. El desespero en Mentira Landia no es sólo en los engañados, la propia dirigencia de este minúsculo “reino” está urgida, luego de 10 años de haber sido execrada de la administración pública por la población venezolana, de recuperar el 23 de noviembre cualquier espacio que le permita reiniciar desde allí el uso del anime en favor de un proyecto político, el cual está orientado a satisfacer en principio a su militancia y luego al poder económico en el país (oligarquía). Los engañados y el club de los pinochos Acusaciones de utilizar sumas millonarias en perjuicio de otros candidatos empañaron aún más la desgastada imagen que los “engañados” tienen en su propia dirigencia y dejaron en evidencia la presencia de los pinochos en este sector político, el cual pretende erigirse como una opción seria frente a las políticas socialistas ejecutadas por el rojo mayor, Hugo Chávez Frías. A tan sólo tres meses de las elecciones de noviembre, los partidos de Mentira Landia se encuentran lejos de alcanzar la necesitada “unidad”. Recientemente autoridades de una de las 17 agrupaciones firmantes del acuerdo de enero acusó al principal líder de la oposición y presidente de Un Nuevo Tiempo (UNT), Manuel Rosales, de financiar sondeos de opinión en el estado Táchira para vulnerar la voluntad de la mayoría de los “engañados”, quienes fueron consultados para elegir al candidato opositor que optará a la gobernación de la entidad andina. Copei, que tiene su propia aspiración en Táchira con César Pérez Vivas, arremetió contra el máximo líder unetista y su ficha Gustavo Azócar. La corrupción y el uso indebido de recursos financieros parece repetirse en todo el país. Fue así como el secretario general en el estado Zulia por el partido – no opositor – Unión Nacional Independiente de Organizaciones Sociales (Unidos), Juan Carlos Bracho, acusó al gobernador de esa entidad, Manuel Rosales, de haber comprado “por dos lochas” al partido Copei. En esa oportunidad, Bracho advirtió que en el territorio de la gaita no había ocurrido acuerdo entre los partidos opositores, en cambio si se produjo la compra y venta de candidaturas por parte del mandatario regional. Entre pinochos es imposible alcanzar verdadera “unidad” El presidente del partido Juventud Organizada de Venezuela, Luis Reyes, recordó que los integrantes de la oposición en el país, adecos, copeyanos y sus derivados; están acostumbrados a ejecutar prácticas para imponer candidatos y que éstas fueron las mismas que utilizaron por más de 40 años durante la cuarta República. Más allá de los acuerdos suscritos por la oposición en algunas regiones, este sector proselitista se encuentra lejos de alcanzar un imposible: “la unidad opositora”, ya que los “dimes y diretes” que se han producido entre la dirigencia de Mentira Landia en esta fase del juego electoral dejaron en claro cuan distantes están estas organizaciones de poder unirse.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: