EEUU: mayor consumidor de drogas del mundo

Andreu Martí

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha reconocido en un informe dado a conocer hace unas semanas que Estados Unidos (EEUU) es el mayor consumidor de drogas del mundo. Un total de 72 millones de estadounidenses, 34% de los mayores de 12 años, ha consumido drogas alguna vez; 41% de los jóvenes que asisten a las escuelas secundarias consumen drogas, así como el 47% de los preuniversitarios. El 62% de los estudiantes de secundaria asiste a centros donde se trafica en drogas, frente a un 44% en 2002; en los preuniversitarios la cifra es del 28%, un 9% más que hace tres años. El 9% de los niños de 8 a 12 años (1 millón de niños) han presenciado tráfico de drogas en sus escuelas al menos una vez por semana. En cuanto a la cocaína, los norteamericanos consumen un tercio de la producción mundial. La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de la ONU, Jife, decía ya hace dos años que “Estados Unidos es el mayor mercado mundial de drogas ilícitas”, (Granma, Cu., 060705). Los beneficios de la droga en EEUU son de 80 mil millones de dólares; las autoridades apenas confiscan el 1%. Veinte mil norteamericanos mueren cada año como consecuencia de las drogas; decenas de miles van a parar a la cárcel. En abril de 2001 el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, declaró en el Congreso que “la razón principal por la cual los países andinos se enfrentan a dificultades para doblegar la producción de drogas, particularmente de cocaína, es la gran demanda que existe en Estados Unidos” (Diario de Yucatán, Mex., 270401): “El verdadero problema de la región no es causado por la región: es causado por lo que ocurre en las calles de Nueva York, en las calles de todas nuestras grandes ciudades”(Diario de Yucatán, Mex., 270401) En marzo de 1999, el subsecretario de Justicia, Eric Holden, manifestó que el narcotráfico subsistirá mientas haya demanda en los EEUU: “A menos que se reduzca la demanda interna de drogas subsistirán los incentivos en México y otras naciones del sur para producir lo que nosotros consumimos” (CNN 120399) En mayo de 1997 Bill Clinton reconoció que los EEUU consumen alrededor del 50% de todas las drogas del mundo, mientras que sólo representan 5% de la población del planeta. En noviembre de 1997, Francis X. Kinney, director de planificación estratégica para la Oficina de política nacional de control de drogas, declaró que los EEUU son incapaces de detener el tráfico de drogas que proviene de México. “El director de la (DEA), Thomas A. Constantine, reconoció que sin grupos de distribución en Estados Unidos los cárteles (…) estarían fuera del negocio del narcotráfico: (…)”No pueden operar sin una gran red de administradores de alto nivel, transportistas, contadores, expertos en comunicaciones y personal para almacenamiento’ (Notimex 031297) y que la dirección del negocio se hace desde fuera, en ciudades como Cali (Colombia) Guadalajara (México) o Moscú” (Notimex 031297) “En Harlem, el barrio negro marginal ubicado cerca de los rascacielos de la famosa 5 Avenida de Nueva York, es moneda corriente ver a los chicos y adolescentes con jeringas con las que se inyectan cualquier clase de droga, sobre todo el crack, que es mucho más barato que la cocaína”. (Clarin, Arg., 080597) Florida es un paraíso no sólo de la droga ilegal sino también de la drogadicción con fármacos. Como en este Estado no hay control de las recetas, en clínicas privadas se prescriben medicamentos que funcionan como drogas legales. Un aluvión de gentes de todo el país viaja regularmente a Florida, para drogarse de esta manera. En 2006 perdieron la vida en Florida a causa de la droga un total de 2.052 personas, el doble que en 1996. El cultivo más rentable de la agricultura de los EEUU… La Marihuana En diciembre de 1999 el “zar” antidrogas Barry McCaf reconoce que hay zonas en EEUU donde la seguridad recae en manos de los narcotraficantes y no de la policía y otras en las que los cultivadores de marihuana desafían o sobornan a las fuerzas policiales: “Hemos visto lugares en Estados Unidos donde realmente hemos perdido el control de la seguridad pública y lo que estamos intentando hacer es recuperarlo (…) Hay lugares donde 10 a 15 personas con armas AK-47 están cultivando mariguana al aire libre y están dispuestos a defender esos campos con esas armas”. (La Jornada, Mex., 171299) En concreto, en la región de Apalachia (zona situada a caballo de Kentucky, Tennessee y West Virginia) se produce el 40% de toda la marihuana cultivada en los EEUU. Se hace mención a que la Apalachia tiene un índice de paro del 20% y un nivel de ingresos por familia un 25% del promedio nacional. El aviso se repite en agosto de 2003 cuando el zar antidrogas, John Walters, denuncia que los narcos mexicanos atraviesan la frontera para establecer plantaciones de droga en territorio norteamericano, protegido con gente armada y trampas explosivas, siguiendo el ejemplo de Vietnam: “El problema ha crecido y tememos que el peligro aumente. Hay una enorme invasión de narcotraficantes mexicanos creando plantaciones de marihuana en territorio de los Estados Unidos” (Clarín, Arg., 020803) y añade que “estas organizaciones se han vuelto más poderosas y son una amenaza grande para México y para los Estados Unidos debido al dinero que los consumidores estadounidenses aportan a estos narcotraficantes” (Clarín, Arg., 020803) Curtis Kamman, embajador en Colombia, manifiesta que como EEUU es el mayor productor de marihuana del mundo, ya no necesita marihuana colombiana: “No tengo los detalles de nuestra producción de marihuana pero sé que somos autosuficientes” (Clarin, Arg., 240200). Días antes, Kalus Nyholm, representante en Colombia del Programa de las Naciones Unidas para el Control de Drogas, había dicho que “EE.UU. es el más grande productor de marihuana en el mundo’ (Clarin, Arg., 240200). A diciembre de 2000 en EEUU había 7 mil laboratorios ilegales que producían drogas. EEUU produce anualmente unos 35.800 millones de dólares de marihuana (casi diez mil toneladas en 2005, diez veces lo producido en 1981), lo que hace que sea el cultivo más rentable del país, por encima del maíz y la soja. El valor de la producción de maíz es de 23 mil millones de dolares, la soja 17.600 millones y el heno 12.200 millones. California concentra un tercio de la producción nacional de marihuana. El tráfico de drogas es un componente más de la economía norteamericana Más de 300 mil organizaciones y bandas viven en EEUU del control del negocio de la droga. En Houston las cifras son de 169 organizaciones de narcos y 392 pandillas. Los Ángeles cuenta con 158 organizaciones distribuidoras y 49 productoras de metamfetaminas. San Francisco enfrenta a 120 grupos mayores y 170 de apoyo, 240 pandillas y 22 de lavadólares; cada año se blanquean en esa ciudad 550 millones de dólares. En Nueva York están 529 organizaciones mayores y 261 de lavado de dinero. Florida cuenta con 232 organizaciones. La mafia italoamericana comprende 24 familias, y se dedica a la extorsión, el lavado de dinero, los fraudes, la prostitución, el tráfico de drogas, el control de diversos sectores profesionales, el cobro por ‘protección’ y los asesinatos. Se centran en Nueva York, Nueva Jersey, Chicago y Boston, especialmente; les siguen en importancia Detroit, Nueva Orleans, Filadelfia, Cleveland, Las Vegas, Miami, San Francisco y Los Ángeles. Nueva York es el centro de la mafia, con 800 personas organizadas. Los Genovese, una de las bandas, ingresaron más de 14 millones de dólares de 1998 al 2000. Después de la Segunda Guerra Mundial, la CIA ayudó a la mafia a tomar el control de Sicilia, con todo lo que ello implicaba, en compensación por el apoyo de la mafia a los aliados en la pasada contienda. A la vez, la CIA apoyó a los traficantes corsos de heroína a desbancar a los sindicatos comunistas en el control del puerto de Marsella. Ambas organizaciones (la mafia y los corsos) se unen en los años 50 dominando el mercado mundial de la heroína hasta los años 70. En la actualidad, la mafia italiana está en declive. Las nuevas mafias son la rusa, la china, las bandas asiáticas y las hispanas. La mafia colombiana tiene ya un largo historial en los EEUU. En agosto de 1999 se produjo un hecho muy ilustrativo en la embajada de los EEUU en Colombia: Laurie Hiett, esposa de James Hiett, coronel norteamericano agente antodriga en esa embajada, enviaba regularmente paquetes con droga desde Bogotá a Nueva York. Al menos 8 funcionarios norteamericanos en la embajada en Bogotá se encuentran ‘bajo investigación’, según el New York Times La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de las Naciones Unidas ha dicho que Colombia es el mayor productor de cocaína del mundo, con más del 90% del mercado mundial. La droga sale de Sudamérica a un precio de 200 dólares el kilo. Llega a México y de allí a los EEUU, donde pasa a los grandes distribuidores que han pagado por ella unos 10 mil dólares el kilo. La droga llega a los EEUU por carretera y también por barco. Recientemente se ha sabido que los narcotraficantes intentaron comprar un submarino ruso, tripulación incluida, que haría la ruta de Colombia a la costa oeste de los EEUU. En junio de 2000 el FBI dio a conocer la lista de los narcotraficantes más peligrosos del mundo: Seis mexicanos, dos asiáticos, dos caribeños y dos nigerianos. Curiosamente, no hay ningún colombiano. En una entrevista en junio de 2007 a la revista Semana, el narco colombiano Fabio Ochoa Vasco declara que las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia) usan México como puerto intermedio para pasar la droga a los EEUU y así financiar las actividades de los paramilitares colombianos. Por su parte, la acción antidrogas de los norteamericanos en Colombia y otros países más bien encubre actividades contra las fuerzas progresistas y la aniquilación de los cultivos tradicionales, arruinando a campesinos cuyas tierras pasan a manos de grandes propietarios: ‘Sólo entre diciembre de 1999 y diciembre del 2000 se fumigaron 60.000 hectáreas de cultivo de coca en Colombia. Las fotografías por satélite encargadas por Estados Unidos y la ONU demostraron que, a pesar de ello, las zonas de cultivo se incrementaron en 162.000 hectáreas. Pero el glifosato ya había cumplido su misión. Había arrasado la biodiversidad amazónica, liquidado los cultivos agrícolas del campesinado y los animales domésticos de miles de empobrecidos y sencillos campesinos del sur de Colombia y noreste de Ecuador’ (Pascual Serrano, Rebelión, Esp., 210502) Con toda la razón, José Vicente Rangel, ex vicepresidente venezolano, denunciaba que ‘altos miembros del gobierno de (el presidente George W.) Bush están implicados en ese comercio y el sistema financiero está infiltrado por el narcotráfico, y desde el punto de vista practico han fracasado estrepitosamente’ (Granma, Cu., 020306) y añadía que EEUU ‘no solamente carece de autoridad moral, sino que desde el punto de vista práctico en la lucha contra el narcotráfico ha fracasado estrepitosamente y hoy en día utiliza la lucha antinarco como bandera política’ (La Jornada, Mex., 030306) El narco mexicano está en auge. Ha tenido a su favor que mucha de la droga que entra en los EEUU lo hace a través de la frontera con México. Los carteles mexicanos producen una heorína muy pura, lo que les ha permitido que desde 1998 controlen una parte muy importante del negocio. México produce 4,5 toneladas de la heroína que se consume en EEUU, mientas que Colombia llega a 6 milones de toneladas. Los cárteles mexicanos y colombianos, muchas veces aliados, han desplazado a los asiáticos, que han pasado de controlar el 90% del mercado al 28% El 59% de la cocaína que se consume en EEUU llega a través de México (en total, EEUU consume 300 toneladas de cocaína al año) Los narcos mexicanos tienen unos 10 mil millones de dólares de beneficios al año, de los que 6 mil se van en sobornos a funcionarios y policías mexicanos. Cada día más de 2 toneladas de cocaína están en tránsito por México y el Caribe; el 30%, al menos, es para los EEUU. El gobierno de México tuvo que liquidar el Instituto Nacional para el Combate a las Drogas (INCD), creando una nueva agencia antidrogas, pues el director del INCD, Jesús Gutiérrez Rebollo, protegía al narcotraficante Amado Carrillo, ‘el señor de los cielos’. La droga cruza la frontera transportada por gentes que cobran hasta 1.000 dólares por ‘viaje’. Pero si la droga es capturada, habrán de trabajar gratis, serán torturados o incluso asesinados. En la frontera de El Paso – Ciudad Juarez, con un tránsito de un millón de vehículos al mes, los policías sólo disponen de 10 a 15 segundos por auto. Lo suficiente para que el control del narcotráfico sea imposible. En esta frontera trabajan los ‘marcadores’, que indican a los que transportan droga por qué carril han de pasar. Cobran de 25 a 50 dólares por día y suelen ser mujeres; un salario muy superior al de cualquier maquila mexicana. En enero de 2006 se descubrió un túnel que servía para pasar drogas de México a EEUU. EL túnel tiene 60 metros de longitud y es el tercero encontrado en una semana. En septiembre, otro túnez entre México y EEUU ha sido descubierto de nuevo, de unos 210 metros de largo. Hace unos años fueron detenidos unos 60 empleados de American Airlines como parte de una red de narcotráfico. La red usaba las líneas aéreas para distribuir droga por todo EEUU. La droga financia la polica exterior norteamericana En septiembre de 2006, Michael Bromwich, del Departamento de Justicia, anuncia el inicio de una investigación sobre la implicación de la CIA en la financiación de la ‘contra’ nicaragüense con dinero de la droga. La investigación se hace a raíz de la publicación en la revista Executive Intelligence Review (EIR), en la que demuestra que la CIA, en la época de la presidencia de George Bush, suministró grandes cantidades de droga y crack a los ‘ghettos’ de los EEUU y con ese dinero se financió a la ‘contra’ nicaragüense. ‘La mayoría de los traficantes que están en nuestras prisiones fueron condenados en base a menos evidencias de las que nosotros hemos conseguido acumular’, declaró un portavoz de la revista en una rueda de prensa y añadió que ‘es hora de que George Bush empiece a pagar por lo que hizo’. ‘El informe presentado por el EIR, de 120 páginas de extensión, es un compendio de documentos oficiales, transcripciones de audiencias legislativas, fotos, organigramas y gráficos, y sostiene que Bush facilitó la creación de una red de tráfico de armas y drogas para apoyar a la contra nicaragüense, que en 1984 había dejado de recibir oficialmente la ayuda norteamericana’ (El Periódico, Esp., 210996). ‘El EIR asegura también que, bajo un manto de secreto, pilotos privados conocidos como narcotraficantes llevaban armas y pertrechos a los contras en Centroamérica y luego regresaban a Estados Unidos con cargamentos de drogas’. (El Periódico, Esp., 210996). Un mes antes, el diario californiano San José Mercury News también relaciona a la CIA con el tráfico de drogas: ‘Ese periódico, en base a documentos oficiales, testimonios judiciales y entrevistas, aseguró que la CIA reclutó a narcotraficantes nicaragüenses para recaudar fondos para su guerra contra el Gobierno socialista de Managua. Según el diario, las autoridades estadounidenses hacían la vista gorda mientras los nicaragüenses le vendían cocaína barata a las pandillas negras en Los Angeles’ (El Periódico, Esp., 210996) A finales de septiembre de 1996, Celerino Castillo III, ex agente de la DEA, asignado a El Salvador a mediados de los años 80, afirmó en rueda de prensa que había enviado informes a su central de la DEA en el sentido de que los ‘contras’ se estaban financiando con la droga vendida en los EEUU y que su embajador, ante una denuncia verbal, le había manifestado que las autoridades norteamericanas ya estaban al tanto de ello y que ‘tengo las manos atadas porque son operativos de la Casa Blanca’. Sus informes contenían detalles concretos de vuelos con droga que partían de la base yanqui de Ilo Pango, San Salvador; muchas veces los pilotos eran norteamericanos; la base era un punto de apoyo esencial de los yanquis para los ‘contras’ nicaragüenses. Castillo recibió amenazas de que su carrera iba a acabar si continuaba con las denuncias. En las mismas fechas, Jesse Jackson señala que la distribución de la droga en California estaba dirigida por Danilo Blandón, exiliado nicaragüense y actual informante de la DEA. Por otra parte, cuando el exiliado cubano Alberto Sicilia Falcón es detenido en 1975 en México por narcotraficante, declara que la CIA le ayudó a montar su negocio de narcotráfico en Tijuana, con unas ventas de 3,6 millones de dólares a la semana. Su papel en la CIA era el transporte de armas a los grupos anticastristas de Centroamérica. ‘En realidad la CIA no es solamente una agencia de espionaje del gobierno de Estados Unidos, es una de las maquinarias de narcotráfico, subversión y terrorismo de Estado más potentes que haya conocido la historia humana. Es una organización podrida por la corrupción, envilecida por el crimen y depravada por su falta de principios éticos. Una de las epidemias sociales más graves de los tiempos modernos es la adicción al consumo de estupefacientes. La CIA ha sido determinante en la expansión del vicio y se ha convertido en una red de distribución de drogas más extensa que la propia mafia. La razón es que la CIA ha utilizado los fondos así recaudados para financiar la contrarrevolución, golpes de Estado y asesinatos en todo el planeta. ‘ (Lisandro Otero, Rebelion, Esp., 221204) ‘Tan grave como lo anterior es que la CIA utilizó la expansión del consumo de narcóticos dentro de los barrios negros como una manera de implementar una limpieza étnica. Mataban dos pájaros de un tiro: de una parte financiaban las guerrillas contrarrevolucionarias y de la otra embrutecían y anulaban a las minorías negras norteamericanas sumiéndolas en la narco adicción. Así han logrado que de los dos millones de presos en Estados Unidos más de la mitad de los reclusos sean negros y un sesenta por ciento de las mujeres presas sean negras.’ (Lisandro Otero, Rebelion, Esp., 221204) A comienzos de los 70, la CIA apoya el tráfico de opio desde Laos. En Vietnam, 300 mil soldados norteamericanos eran adictos a la heroína. ‘En Laos y Tailandia la droga se transportaba en los aviones de Air America, una compañía fachada de la CIA, y el dinero recaudado servía para combatir a los movimientos de liberación nacional en aquellos países. Los ingresos de la heroína producida en Afganistán y Pakistán sirvieron para armar y organizar a los mujaidines que combatieron la ocupación soviética. Los barones de la droga afganos fueron los principales aliados de Bin Laden y Al Quaida, instrumentos de la CIA cuando iniciaron sus actividades. ‘(Lisandro Otero, Rebelion, Esp., 221204) En 1978, se produce un golpe de Estado en Afganistán apoyado por la URSS. El cultivo de heroína es perseguido y aniquilado. En consecuencia, la producción de heroína desde el sudeste asiático se dispara; en Afganistan, los mujhaidines que se oponen al gobierno, apoyados por la CIA, usan la droga para financiarse: en las zonas controladas por los opositores al gobierno, el consumo de heroína cuenta con todas las bendiciones de la CIA. En la actualidad, invadido el país por Occidente, con los yanquis a la cabeza, Afganistán vuelve a ser el mayor productor de heroína del mundo. ‘En Kosovo las guerrillas albanesas kosovares, considerados como ‘combatientes por la libertad’, los mismos que asesinaron mujeres y niños en una brutal limpieza étnica en los Balcanes, eran brazos activos de la CIA. Esos grupos armados traficaban con drogas y utilizaban sus ganancias para la subversión. ‘(Lisandro Otero, Rebelion, Esp., 2210)

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: