¿A quién se le dio el Jaque?

Marbelys Mavárez (*)

Las declaraciones del Ministro de la Defensa de Colombia me generaron repulsión. “Le perdonamos la vida”, aludiendo a la vida de los guerrilleros. ¡Dios, pues¡. Lo cierto es que esta acción se produce cuando Uribe está en su peor momento político. A tal punto, que el contexto de la Colombia actual no tiene calificativo alguno.Primer escenario: Uribe, ante la decisión de la Corte Suprema de su país, ha enfilado una frontal manipulación para, en desconocimiento de la ley y de las decisiones de la Corte, relanzarse de nuevo como candidato a la presidencia de Colombia, a través de un referéndum consultivo.Es grotesca la salida de Uribe. Allí, el escenario claro es que la Corte está evaluando cómo se llegó a la reforma constitucional que posibilitó llevarlo al poder a través del mecanismo de la reelección. Hasta la fecha, uno de los “hechos” encontrados es que Yidis Medina, ex congresista de Colombia, recibió dádivas para posibilitar la activación de dicha reelección. Es decir, hay una investigación ante un hecho real, en el cual ya ha privado una sentencia, pues la mujer deberá pasar 47 meses de su vida en la cárcel por este delito. Y ante ese nada halagador contexto a Uribe no le ha quedado otra vía que decir que los magistrados de su país están vinculados con la guerrilla. Y ha planteado, como ya lo señalé, realizar el proceso electoral de 2006, en este momento, como si aquel no se hubiera llevado a efecto. ¿Acaso Uribe intenta dar un jaque a la Corte?El anterior es un primer escenario. El segundo que deseo aludir tiene relación con la visita de MacCain antes de ayer. El candidato a la presidencia de EEUU se reunió con el presidente colombiano, a puertas cerradas. No obstante, los noticieros divulgaron la siguiente información: McCain expresó a Uribe sus felicitaciones “por la lucha que está teniendo contra el narcotráfico, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), el terrorismo y los paramilitares. Me siento complacido por esto”, señaló el senador estadounidense y tambien candidato presidencial. Pero hay otra declaración que no podemos inadvertir: “Agradecemos sus esfuerzos y queremos que se logre liberar a esos ciudadanos que están secuestrados por las FARC, incluyendo especialmente a los tres norteamericanos, y creemos que eso se va lograr con su esfuerzo”.Fíjense, desde mi punto de vista el encuentro entre ambos mandatarios y la liberación de esos rehenes no son asuntos desligados. McCain llega un día, y al siguiente son liberados Ingrid y otros 14 secuestrados ¿Coincidencia, casualidad? No lo creo ¿Por qué si el Gobierno colombiano tenía la capacidad de liberar a los secuestrados (liberación con la que estamos de acuerdo totalmente) no lo hizo antes? ¿Por qué si el Ejército colombiano es tan astuto, suspicaz, probo y estratégico, no acometió estas acciones si pudo hacerlo años atrás? El primer escenario planteado nos dice mucho, ¿o no? ¿Fue realmente un jaque a las FARC- EP? ¿Cómo es eso que se penetra el secretariado de las FARC y se les deja el “cobro de factura” para una segunda ocasión?Hay evidencias claras del poder de McCain. Cuando vi por televisión la visita del candidato presidencial estadounidense a Colombia, quedé anonadada. El avión donde se transportó al país neogranadino decía McCain, apellido que abarcaba la mitad del avión por fuera. Señores, ¿qué pasaría si un diputado de aquí viajara en tales condiciones? Eso, a todas luces, en cualquier contexto y circunstancia debe ser investigado. ¿O es que cualquiera tiene un avión? Por cierto, en su vista Mc Cain aprovechó el momento para hablar del Tratado de Libre Comercio con Colombia (TLC). Ya veo cuál pudo ser la retribución pedida por el estadounidense. ¡Así es la política¡ ¿Fue entonces un Jaque a futuro para la economía colombiana?Pero también hubo un jaque mediático. Allí no escuché, por ejemplo, a Telesur. ¿Por qué? ¿Qué pasó? ¿No se le permitió el paso? ¿Qué ocurrió, pues no hubo pregunta alguna de periodista alguno de ese medio de difusión? Allí sí que hubo un jaque informativo. O mejor, un cerco. Y estoy casi segura que se puso en jaque la conciencia de Ingrid Betancourt: Cuando se le preguntó a Ingrid cómo había recibido la muerte de Tirofijo, fue Santos, ministro de Defensa, quien respondió por ella. ¡Un verdadero jaque a la conciencia¡. Igual sensación me causó cuando ella dijo que había cambiado sus pantalones porque el otro tenía sangre. Sólo ella sabrá lo que ciertamente ocurrió… En cuanto a las declaraciones en torno al Presidente Chávez y sus esfuerzos para lograr liberarla, prefiero no pronunciarme. Sospecho que ahora Ingrid sigue encarcelada, sólo que en las calles de Colombia, o de Francia.
(*) Periodista. Trabajadora SocialProfesora de la Universidad Bolivariana de Venezuela

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: