La Organización Revolucionaria.

*JUAN MARTORANO.

Quiero a través de este artículo, y luego del discurso del pasado sábado del ciudadano Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Chávez Frías, retomar el debate ideológico, la batalla de las ideas. Considero que es uno de mis aportes a este proceso revolucionario, y en especial a la región que tanto quiero, que tanto amo, en donde me crié, como lo es Guayana, en donde creo que una de las falencias que tiene nuestro proceso en esa región sumamente estratégica de nuestro país es esa.

Esto por supuesto, no quiere decir que no denunciemos y no hagamos las críticas que tengamos que hacer en su momento, basado más en ideas y en propuestas, que en descalificaciones de carácter personal. Tenemos que hacer política con la cabeza y no con las vísceras. Esto debemos entenderlo los que pretendemos ser revolucionarios y revolucionarias, sin que ello implique arriar las banderas de nuestros principios y de nuestra dignidad.

Pero de lo que se trata en esto momentos es coadyuvar para que el proceso revolucionario y su organización revolucionaria se fortalezca y avance. Por eso este artículo lleva el título que muchos pudieron observar.

La sociedad capitalista se caracteriza por la anarquía que se sustenta en el egoísmo, es una guerra de todos contra todos, esa es su esencia. Las organizaciones están impregnadas de esta contradicción: el egoísmo y la necesidad de vivir en colectivo.

A la sociedad y sobre todo a los humildes se les impide, se les sabotea de mil maneras las organizaciones integradoras nacionales. Las pocas que surgen son agrupaciones de egoísmo. Egoísmos colectivos de defensa ante otras organizaciones similares, nunca son formaciones que le dan organicidad a la sociedad.

Así encontramos asociaciones comunales aisladas del resto de la sociedad, asociaciones de vecinos aisladas, colegios profesionales que defienden los egoísmos colectivos, sindicatos de resistencia y puja frente a los patrones.

Los partidos políticos siguen el mismo modelo, son asociaciones casi mercantiles que medran El Estado oligarca, contribuyen a esparcir la ética capitalista y garantizar la desorganización social.

En contraste, el partido, la organización revolucionaria, tiene características opuestas, es una grupación más consciente que prefigura la sociedad socialista del futuro.

Dirige la reintegración social de la sociedad, el establecimiento de la conciencia del deber social, el restablecimiento de las relaciones amorosas entre los seres humanos y de estos con su entorno, restitución de la condición humana del hombre mercancía. En resumen, dirige la construcción del Socialismo.

Es una organización política que dirige la disputa del poder político a las clases hegemónicas, lo captura para hacer de las ideas de la nueva sociedad anhelo nacional.

El partido, la organización revolucionaria debe tener una nueva ética, entre sus miembros deben prevalecer las relaciones fraternas, debe ser prefiguración de la sociedad que se quiere y que se debe construir, la sociedad que promete al pueblo, demostración de las bondades de la sociedad prometida, debe educar con el ejemplo.

En el camino de la construcción de la organización se presentarán siempre obstáculos, la lucha contra la cultura egoísta es el principal de estos escollos, es una batalla contra nosotros mismos, que sólo tendrá éxito en la vida en colectivo.

No es concebible una Revolución sin una organización política, porque no es posible la lucha contra la cultura egoísta capitalista sin la agrupación de los más conscientes, los más lúcidos, sin organizar para potenciar la acción de los que van adelante en la toma de la conciencia, en entrega, en desprendimiento, sin la vanguardia de la sociedad. El aislamiento de los mejores debilita el combate por la redención, al contrario, la unión de los mejores es potencia exitosa.

No es posible una Revolución sin una organización nacional de los revolucionarios y revolucionarias que le dé sentido al combate contra las organizaciones nacionales de las clases hegemónicas.

Por eso es que esta batalla, dentro del PSUV, no ha terminado con el proceso electoral interno del pasado 01 de junio de 2008, ni con la selección de candidatos y candidatas para los venideros comicios regionales del 23 de noviembre de 2008. Y con todo ese remolino de declaraciones y descalificaciones a los candidatos y candidatas que resultaron vencedores y vencedoras de este proceso. La batalla real es ésta, y es mucho más importante, y este humilde servidor se pone a la orden para ayudar en lo que pueda para colaborar al fortalecimiento y organización de una verdadera fuerza en nuestra revolución que vaya en el sentido expresado en este artículo.

Patria Socialista o Muerte!!!!
Estamos Venciendo!!!!

*Abogado y Analista Político. jmartoranoster@gmail.com ,j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: