Pero a pesar de los riesgos. Salvaremos a nuestra Revolución.

*JUAN MARTORANO.

Durante un tiempo, para hacer la revolución se planteaban dos vías: La vía armada, como una de las formas y de las maneras para tomar el poder, y la vía electoral, como una forma sui generis y miuy atípica de toma del poder. Si nosvamos a la década de los 60,70,80 y gran parte de los 90, era impensable que por vía electoral, factores de izquierda y revolucionarios ni siquieran asomasen sus narices en el poder.

Hace un poco más de 10 años, en la Asamblea General del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200). Se planteaba, bajo el liderazgo del Comandante Hugo Chávez, acerca de como tomar el poder. Y se debatió intensamente acerca de estas dos formas.

Indudablemente que para aquel entonces, el tomar la vía armada implicaba una serie de riesgos innnecesarios, amén de que las condiciones no estaban dadas para ello: En primer lugar, muchos de los cuadros del MBR-200 estaban claramente identificados por los cuerpos de seguridad e inteligencia del Estado, unos estaban fuera de la Fuerza Armada, otros estaban dentro pero se les hacía seguimiento,amén de que fueron muchos de esos cuadros que estaban dentro de las FAN fueron removidos o cambiados, por otra parte, la mayoría del pueblo venezolano pedía a gritos un cambio, una transformación, pero no quería que este fuese por una vía armada.

La otra vía, también implicaba sus riesgos, e incluso era mucho más difícil que la anterior. Díficil y más peligrosa, porque se corría con el riesgo de que algunos oportunistas se colaran en nuestras filas revolucionarias, que pudieran haber algunas desviaciones, que a la larga, pudieran llevarnos nuevamente a estadios y a episodios ya superados en nuestra historia. Luego de diez años de que la Revolución Bolivariana llegará a ocupar una posición de poder, más no el poder, y ojo, eso debemos tenerlo bien claro, se han dado algunos signos de esas desviaciones y de esos riesgos.

Por eso nuestro llamado de alerta. Pero esta artículo y estas reflexiones que me permito compartir con todas y todos ustedes, en primer lugar con mi gente de Guayana, y luego con el resto del país, no es para que nos desanimemos y nos deprimamos, al contrario, este artículo lo que quierees hacer entender a todos los compatriotas y camaradas que sigamos teniendo esperanzas y que no todo esta pérdido en nuestra Revolución Bonita.

Quiero manifestar de la manera más categórica que sigo y estoy con la Revolución, que seguiremos transitando por un camino por el que tantos añoraron, que en otras oprtunidades se habría visto como una utopía, como un imposible de alcanzar, de verlo llegar, de poderlo mirar con nuestros ojos.

Debemos tener bien claro que estaremos y seguiremos en la Revolución, a pesar de tantas trabas, de tantas emboscadas y de tantas traiciones.

Andaremos en la Revolución, aunque los ruidos foráneos y las campañas envilecidas traten de ocultarlo, a pesar de los tropiezos, seguiremos andando con esta Revolución.

Si hacemos una evaluación de estos 10 años, podemos concluir que es mucho lo que hemos alcanzado; de lo que hemos logrado, sólo mencionaré la desaparición definitiva de tantos carcamanes de los oscuros partidos de la Cuarta República, esperpentos de quienes ya no recordamos ni sus nombres porque quedaron en el olvido y estamos en una vida nueva, pero no olvidaremos el daño y la muerte que esos carcamanes causaron en nuestra patria.

Seguiremos estando en la Revolución, y hoy más que nunca se hace necesario ser revolucionarios y revolucionarias,apoyar al Comandante Chávez en la tarea titánica de luchar contra el imperio, de enfrentar las bestias lacayas que no dejan de dinamitar los caminos de la patria, comprando conciencias y mutilando sueños, haciendo añicos y las esperanzas de tantos hombres y mujeres que creyeron que si podíamos llegar hasta aquí; sigamos con él, oriéntemosle el camino.

Seguiremos marchando en Revolución y son muchas las cosas que podemos mostrar como aportes innegables de estos nuevos caminos, en el área política, agrícola, salarial, educativa, de salud, de vialidad, ambiental, de reivindicaciones de la venezolanidad, en el deporte, en lo cultural, en lo internacional, en lo ecónomico.

Pero nunca será suficiente, porque siempre existirán nuevos retos y metas por alcanzar, porque cada día serán otras las preguntas; se trata nada más y nada menos que de sembrar un nuevo pensamiento, una nueva sociedad, estamos muy lejos de lograrlo, pero andamos en el camino hermoso de la transformación, eso ya bien vale la pena.

Desandamos estos caminos de revolución con la conciencia clara de que hay enemigos en el camino, enemigos que buscan frenar la construcción de un pensamiento alternativo al bestial pensamiento imperialista; no ha sido fácil ni lo será, por eso es mucho lo que podemos hacer todos los que nos sintamos comprometidos, no sólo con Hugo Chávez, sino con nuestros ideales y sueños de siglos. La principal tarea es no claudicar, no vender tanta idea, tanta vida ametrallada, por la comodidad o por la arrechera de no ser el dueño del cargo que queríamos, porque botaron a mi hermano o hermana, o porque un tracalero se roba nuestros beneficios laborales; la revolución está por encima de ello, aunque parezca retórica o simple poesía.

Sí, poesía, eso es también revolución, eso eran muchos de los que hoy andan otros caminos contrarios al poema que les daba la vida, a la tierra que abrazó sus pasos.Por eso debemos volver a la poesía diaria de amar lo que amamos, a la poesía revolucionaria que nos anima, a enamorar a nuestro pueblo de la lucha que hay que hacer; hoy tenemos demasiada cifra y demasiada estadísitica, nos falta poesía, no de la festivalera, sino de la poesía que no sabe que la es y que duerme en hamaca y toma café negro.

Somos revolución, somos revolucionarios de a pie, sin cargos ni choferes, sin viajes ni comisión, somos revolucionarios de vereda y autobús, de sueños e ingenuidad.

Sigamos pues estos caminos, cada vez más conscientes, conscientes de tanto enemigo dento de nuestras filas, dentro de nuestros espacios, dentro de nuestros sueños. Vamos a derrotarlos con nuestro compromiso y dignidad.

Para culminar, información de algunos números que manejo al cierre del mes de mayo: La popularidad de Hugo Chávez se ubica en estos momentos en 48,60%. De ser hoy las elecciones para gobernadores y alcaldes, los candidatos de Chávez se alzarían con 12 gobernaciones 163 alcaldías, sumando a la oposición y otras formulas del chavismo disidente, se alzarían con 12 gobernaciones y 172 alcaldías. Por eso, a nuestros candidatos y candidatas del PSUV, a nuestro Gobierno, en fin, a todos los que creen en esta Revolución Bolivariana y en el Socialismo del Siglo 21, a trabajar muy duro para revertir estos números, que es posible hacerlo.

Patria Socialista o Muerte!!!
Estamos Venciendo!!!

*Abogado y Analista Político. jmartoranoster@gmail.com , j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: