Candidatos a Gobernadores y Alcaldes del PSUV: ¡No vale hacerse el Musiu! (Primera parte).

Luis Villafaña*

.-Presentación.-
¿Qué se juega en las elecciones del 23 de noviembre del presente año? ¿Alcaldías y Gobernaciones, liderazgo del presidente Chávez o supervivencia del proceso bolivariano? Camaradas, amigos, compatriotas y hermanos, esta contienda tiene un carácter mucho más estratégico, histórico, político, integral y específico: es la disputa entre la preeminencia del Destino Manifiesto del Norte y su pretensión de continuar manteniendo a los pueblos de la tierra bajo el dictamen del Capitalismo, con su carga de injusticias y condiciones indignas para las mayorías mundiales y, la continuidad insurgente del Destino Manifiesto del Sur, aquel que se expresó en febrero de 1989 en las calles de Caracas contra el Neo-liberalismo y que toma forma en las rebeliones militares de febrero del 1992 y noviembre del mismo año. Es el triunfo popular de diciembre de 1998 y los posteriores avances en Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Paraguay. Destino Manifiesto del Sur por la libertad, basado en la justicia social, expresado en los innumerables actos de solidaridad cubana y venezolana hacia los pueblos de Centro, Suramérica, islas del Caribe y hasta comunidades del mundo “desarrollado” del norte. La contienda es, entre el humanísmo presente en la propuesta socialista y el egoismo característico del capitalismo.
II.- El Destino Manifiesto del Norte.
En 1845 fue usado por primera vez el concepto de “destino manifiesto” por el periodista John L. O’ Sullivan en un texto referido a la anexión del territorio de Texas; allí se explicaba que la superioridad política y económica de Estados Unidos no solamente le otorgaba el derecho a expandirse sobre el resto del territorio americano sino que esa supremacía era la evidencia de que estaban destinados a hacerlo por gracia divina. A su vez, en las palabras que por esos tiempos pronunciara un tal senador Taylor, se percibe notoriamente esta soberbia propia de los iluminados que les autoriza a decir: “Estamos parados sobre el pedestal de la Tierra, del que somos señores, y sobre nosotros no hay nadie excepto Dios”. En el discurso actual de George Bush es la bendición de Dios para emprender sus agresiones contra pueblos indefensos, según el cual sólo Estados Unidos tiene la “fuerza moral” para lograr las “aspiraciones universales”.Destino Manifiesto del Norte, sinónimo de hambre y miseria sobre la tierra, saqueo y despojo de suelos, subsuelos y hasta de la conciencia del hombre y la mujer del África, Asia o Nuestramérica. Nefasta situación de familias en estado de ultra miseria en las grandes ciudades desarrolladas por el capitalismo y ni hablar de ese otro mundo sobreexplotado del sur del hemisferio. Es la filosofía de los fundadores de los Estados Unidos, que explica la manera en que este país entiende su lugar en el mundo y su relación con otros pueblos. Destino Manifiesto, que desde las trece colonias iniciales hasta nuestros días, mantiene la convicción de que Dios eligió a ese país como instrumento político y económico, como nación llamada a someter al resto de la especie humana. De allí que parezca “natural” que en 1848 Estados Unidos se apropie de millones 500 mil kilómetros cuadrados de territorio mexicano, anexándose el territorio de Texas (1840), California (1845) e invadieran México (1848) incorporando Colorado, Arizona, Nuevo México, Nevada, Utah y partes de Wyoming, Kansas y Oklahoma.Es ese mismo Destino Manifiesto que impone en 1902 la expulsión de España de Cuba, Filipinas, Puerto Rico y Guam, quedando como protectorados de la nación del norte. Que además de sabotear la posibilidad del Congreso de Angostura añorado por el libertador Simón Bolívar, logra la separación de Panamá de Colombia (1903). Es voluntad imperial aprovechando la Primera Guerra Mundial y de algún modo prefigurando los escenarios propicios para la Segunda Gran confrontación. Véanse las alianzas y acuerdos entre grandes empresarios de los Estados Unidos y personeros alemanes para la época. Tómese nota del traslado no sólo de científicos alemanes, sino de torturadores y criminales de guerra hacia los Estados Unidos y el sur de Nuestramérica bajo la observación yanqui post segunda guerra mundial.
Es otra vez el Destino Manifiesto del Norte, que luego de probar su juguete (la Bomba Atómica sobre Japón) y apadrinando el Neo-liberalismo, el abandono de los mas desposeídos sobre la tierra, constituyen escenarios para legitimar actos viles, proclamación de instancias que a la final son burlas en contra la especie humana como: La fundación de la Organización de las Naciones Unidas en 1945, con lo cual logra la implantación de un orden lo suficientemente “desorganizado” de países sobre la tierra;conglomerado de pobladores echados de sus regiones; invasión de territorios pertenecientes a estados constituidos; siembra de hambre y miseria a todo lo largo y ancho del planeta; estímulo de las industrias armamentistas, en fin, incitación a todos aquellos resortes que traigan muerte, odio y usura bajo un manto de legalidad mundial. Es la hipocresía llevada hasta la zona de lo inaudito, como por ejemplo la Constitución de la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 1945, mientras las grandes corporaciones de producción de alimentos se aseguraban el monopolio de éste y su consiguiente acumulación de riqueza. Es que esta Organización de las Naciones Unidas, actuando siempre en consonancia con los intereses de quienes gobiernan en los Estados Unidos, es tan “ecléctica” que ni siquiera tomó en cuenta que quienes debieron responder por el honor y la vida usurpada del pueblo judío no eran otros que Alemania, Francia, Italia y España.
Por allí había que buscar el territorio necesario para este pueblo, pero esas y muchas otras “rarezas” hacen la norma en las Naciones Unidas, como por ejemplo, la proclamación en 1948 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos mientras, luego de una incruenta agresión, el 14 de mayo de 1948, Israel “legitimó” la usurpación y ocupación del territorio Palestino (sin que este pueblo tenga que ver con las desgracias históricas del otro), afectando la historia y existencia del mismo.Después de los resultados de la segunda guerra mundial, los yanquis se soltaron el moño y arrancaron en contra del pueblo de Corea en 1950, dos años después de la agresión a Palestina. Luego el ataque contra Vietnam (1958 y 1975), la apetencia del criminal Destino Manifiesto del Norte es insaciable. Siguen sus andanzas sobre la tierra, va hacia la provocación de la Cuba revolucionaria, no sin antes haber intervenido en el proceso revolucionario de Bolivia en 1952, período histórico en el cual gobernó el MNR (9 de abril de 1952) hasta el golpe de estado del 4 de noviembre de 1964. Inmediatamente después, invasión a República Dominicana en 1965. Luego, intervención en Nicaragua, el Salvador o Haití.
Es la perversión de seres que ante el amor y la vida apuestan por el odio y la guerra. Son los mismos que en épocas recientes se meten en el corazón de Europa, generan desestabilización y luego prefiguran nuevas naciones a partir de sus intereses. En ese sentido John Kennedy, Ronald Reagan o George Bush no son ninguna novedad. Ellos forman parte de un conglomerado de mentiras, comenzando por la morisqueta de libertad que pregonan y la farsa contenida en la Democracia Representativa, esa misma que excluye de la participación y toma de decisión a las mayorías en situación crítica; democracia que sólo respeta a sus iguales: grandes empresarios de la guerra, mafias como la mayamera, los beneficiarios del gran tráfico y consumo de drogas o los favorecidos de la industria farmacéutica. Son clones, endiabladas semillas que intentaron invadir a Cuba (Bahía de Cochinos); que instigaron el golpe de estado contra Salvador Allende en Chile (1973); esos que aplaudieron la conformación de corporaciones de asesinos en Suramérica que secuestraban familias enteras y las desaparecían como respuesta a las protestas de los pueblos ante los efectos del Neoliberalismo. Es el Destino Manifiesto del Norte que derriba las Torres Gemelas aquel 11 de septiembre, con la clara intención de declarar la guerra a todos los pueblos de la tierra que contengan riquezas en sus subsuelos o, peor aún, que sueñen con justicia social, libertad o vida digna.
Hablamos de los aliados de Noriega, que luego lo meten en la cárcel; de quienes apoyaron a Sadam Hussein y luego mancillaron el suelo patrio iraqui. Es esa manifiesta basura que apoya a seres como el criminal y narcotraficante Álvaro Uribe, actual presidente de Colombia. Son esas hienas que pretendieron desarticular a Bolivia e insisten en hacer de Colombia cabeza de playa en contra de la Venezuela Bolivariana, del Ecuador insurgente, Bolivia, Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile, Argentina; en fin, en contra del Destino Manifiesto del Sur, por el respeto a nuestros pueblos y vida digna sobre la tierra y particularmente en Nuestramérica.
¡SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO!
*Militante del PSUV y miembro del Frente Anti-fascista de Venezuela

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: