Guerra Preventiva

Juan Martorano
Uno de los acontecimientos asombrosos de los últimos años es la presentación de la guerra preventiva como un instrumento legítimo y moral de la política exterior estadounidense. Éste no ha sido siempre el caso. El 7 de diciembre de 1941, día en que los japoneses lanzaron un ataque preventivo contra la Armada estadounidense, pasó a la historia como una fecha que vivirá en la infamia. Durante la guerra fría, a los defensores de la guerra preventiva (preventive war) se les despachaba como una panda de chiflados. Cuando Robert Kennedy llamó a la idea de un ataque preventivo contra las bases de misiles cubanas ‘un Pearl Harbor al revés’, y añadió: ‘Durante 175 años no hemos sido esa clase de país’, hizo que el ExCom -el grupo especial de asesores del presidente Kennedy- pasara de un ataque aéreo a un bloqueo.La política de contención más disuasión ganó la guerra fría. Después de la caída de la Unión Soviética, todo el mundo daba gracias al cielo porque los chiflados de la guerra preventiva no hubieran llegado nunca al poder en ningún país importante, bueno, eso era así hasta hace muy poco realmente.Hoy día, por desgracia, parece que están en el poder en Estados Unidos, Israel y Colombia, por sólo nombrar algunos países. El hecho de que ahora hablen de guerra para anticiparse a una ataque (pre-emptive) en vez de llamarla guerra preventiva (preventive), no cambia su carácter. La guerra preventiva se basa en la proposición de que es posible predecir con certeza lo que va a pasar.Los halcones de la Administración de Bush sólo saben que si no actuamos hoy, algo horrible va a pasarnos mañana. El vicepresidente, Dick Cheney, y el ex- secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, evidentemente se ven a sí mismos como los precops de Minority Report, de Steven Spielberg, unos telépatas que están físicamente equipados para evitar crímenes que están a punto de ser cometidos.La certeza sobre las predicciones es ilusoria. Una cosa que la historia no deja de enseñarnos es que el futuro está lleno de sorpresas y se burla de todas nuestras certidumbres.Analicemos el caso inmediato: Irak. La política de contención más disuasión mantuvo a Sadam Husein detrás de sus fronteras durante la última década. ¿Qué es lo que los precops del Pentágono sabían lo que planeaba hacer? ¿Cuál es el peligro claro y presente, la amenaza directa e inmediata que justifica el enviar el Ejército estadounidense a Irak? ¿Esperan los telépatas de la Administración que use su arsenal de armas de destrucción masiva contra Kuwait? ¿Contra Israel? ¿Contra Estados Unidos?Puesto que Sadam Husein no estaba interesado en el suicidio, no era probable que hiciera ninguna de estas cosas. La agresión le hubiese hecho el juego a los estadounidenses. Si hubiese utilizado su armamento, Sadam Husein hubiese dado al presidente de EE UU lo que éste desea de todo corazón: una razón que el mundo aceptara para invadir Irak e imponer un ‘cambio de régimen’. Fueron otros los sucesos los que justificarían dicha invasión.La única contingencia que muy probablemente hubiese impulsado a Husein a recurrir a sus armas sería precisamente esta invasión de Irak por parte del Ejército estadounidense. Entretanto, la política de contención parece estar funcionando. Si no funciona, la guerra siempre es una opción. Y Husein, a fin de cuentas, es mortal. Con toda seguridad, se va a morir un día, como en efecto se múrio, o mejor dicho, fue ejecutado. ¿Por qué fue tan vital deshacerse de él ?Las posibilidades de la historia son mucho más ricas y más variadas de lo que la mente humana es capaz de concebir, y la arrogancia de los líderes que están seguros de que pueden predecir el futuro merece un justo castigo. Como escribió el historiador inglés sir Herbert Butterfield: ‘En la historia, los golpes más duros del cielo caen sobre aquellos que imaginan que pueden controlar las cosas de una manera soberana, jugando a la providencia no sólo para ellos sino para el futuro lejano, mirando al porvenir con un clase equivocada de previsiones, y apostando por muchos cálculos arriesgados en los que nunca debe darse el más mínimo error’.La guerra preventiva unilateral no es legítima ni moral; es ilegítima e inmoral. Durante 200 años no hemos sido esa clase de país, ni queremos ni apoyamos a los que así son.
Patria Socialista o Muerte!!!
Estamos Venciendo!!!
*Abogado y Analista Político. jmartoranoster@gmail.com , j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: