Tú no sabes nada Mario…

María Sanchez

Existen muchos héroes y heroínas anónimos que han dado todo, hasta la vida, por este proceso. Otros, con entereza, valor e inteligencia, entre ellos excelsos académicos siguen adelante luchando por él, apartándose de la familia, perdiendo la estabilidad laboral, ganándose el desprecio de aquellos contrarios al proceso, soportando los rigores de una vida material restringida por no poder gozar del común de los servicios y bondades que quizás, para un funcionario de baja jerarquía no representen ningún tipo de contrariedad. Todo ello, a pesar de haberlo tenido todo otrora, por entregarse en cuerpo y alma a esta promesa de revolución.
¿Sabes un cosa Mario Silva?
Luces con tus intervenciones más recientes, como un ser arrogante y prepotente, que por momentos se siente el consentido de “papá” y, que por tal accidente, crees por ello disponer de atribuciones inquisitoriales, acusando a diestra y siniestra sin ningún desparpajo, y lo peor, te admites mentir (al parecer, con el aval de “papá” que también se ha dado a la tarea de mentir sin ningún pudor), rasgo por cierto, muy característico en la acéfala oposición apátrida con la que lidiamos a diario.
No sé si entre las personas que te escribieron el día de ayer, pueda haber algún opositor oculto que intente pescar en río revuelto, pero puedo escribirte, que los leí a todos (al igual que tú lo hiciste) y lo que ví, fue la profunda indignación, de personas honradas que resienten como se siguen haciendo las cosas equivocadamente, y que jamás optarían por pasarse a la acera del frente por tan sólo discrepar, y que si apelan a escribir en este magnífico portal de discusión, es para contribuir en alguna medida a enmendar el rumbo que pareciera cada día más apartado del sentir de los venezolanos. Muy probablemente, en ese grupo de “críticos” de tu actitud, pueda haber alguno de los héroes o heroínas anónimos que comentaba hace un momento y, que aún, persisten en su fe por una cambio que no termina de llegar.
Es por ello que te llamo a la reflexión, no estamos ante una monarquía a la que debe rendírsele pleitesía cada vez que alguno de los “consejeros reales” lo solicita ante el cuerpo de fieles a su majestad, ahora resulta que pareciéramos formar parte de una muchedumbre plebeya que no merecemos el respeto, a la que sólo toca guardar silencio y ser agradecida porque su majestad nos ha colmado de supuestas “graciosas concesiones”.
No soy de la CIA Mario, como tampoco creo que tú lo seas, sólo soy una mujer comprometida con los más caros valores de mi patria, aferrada a una esperanza de cambio que nos termine de alejar de esa pesadilla que fue la 4ta república, que pareciera atornillarse cada día más. Viví junto a mi familia, el terror, las amenazas, la angustia y la zozobra el 11, 12 y 13 de Abril, y a pesar de ello, no dudamos en salir a reclamar con los arrestos de coraje y valor que guardábamos, el retorno de nuestro Presidente. Hemos sido consecuentes con el proceso, a pesar de las vicisitudes. Acudimos disciplinadamente a respaldar la propuesta de reforma constitucional, a pesar de tener algunas dudas al respecto. Sin embargo, hoy siento tristeza por aquellos por quiénes voté para hoy fueran Alcalde, Gobernador, Concejales y Diputados, no hayan dado el mismo nivel de respaldo y compromiso de nosotros, a pesar de la vida holgada y escandalosa que tales inconsecuentes hoy se permiten llevar.
¿Será que me expulsarán del Psuv por escribir esto? Pues que lo hagan no me importa para nada, pues sólo refiero la verdad de las cosas.
Por todo esto, este proceso sigue en período de gestación, no sigan cometiendo estupideces, ustedes los que hoy detentan el poder por voluntad de nosotros, los que llevan las riendas temporalmente de este maravilloso país, dejen a un lado el cretinismo que pueda ocasionar el inminente aborto del proceso.
Ah, y en respuesta a tu pregunta de anoche Mario, sobre ¿quién ha hecho posible los cambios en este país los últimos 9 años? Te digo que ha sido el Pueblo, sí el Pueblo, el cual está conformado en buena medida por los estratos de menores y medios ingresos, desde personas muy humildes, hasta profesionales idealistas que apuestan por un país genuinamente igualitario y justo. Claro está, siendo necesario hacer la salvedad, de que la “excelsa y exquisita clase nacida al amparo del latrocinio del erario público en esta 5ta república, no entre en ese mayoritario reservorio moral que es el pueblo decente de mi país.
María Sanchez
mariasanchezvenez@yahoo.es

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: