PARÁBOLAS DEL SIGLO XXI

LUIS BRITTO GARCIA.

PARÁBOLA DEL SISTEMA MIXTOEn aquellos días el granjero conciliador inventó el gallinero mixto en el cual la mitad de los animales eran gallinas y la otra mitad zorros. A la semana, en el gallinero sólo quedaban zorros, y se comieron al granjero.PARÁBOLA DEL DISCÍPULO OFICIOSOEl discípulo más oficioso se dedicó a apagar todas las luces de Tierra Santa, para que ninguna brillara ante el Maestro tanto como la suya. Y al final de la jornada descansó en la oscuridad, creyendo que había extinguido todas las luces sin saber que sólo se había quedado ciego.PARÁBOLA DEL CRISTIANISMO SIN CRISTOSucedió en aquellos días que los discípulos estaban sumamente contentos por la gran cantidad de limosnas que recibían de los creyentes y sumamente molestos porque el Maestro les mandaba distribuirlas a los pobres. Así descubrieron que lo único malo que tenía el cristianismo era Cristo, nada que no se pudiera arreglar con tres clavos y dos palos.PARÁBOLA DEL BECERRO DE OROOcurrió que de día muchos seguían al Maestro elogiando la pobreza, mas de noche se perdían en los casinos de Babilonia para adorar al becerro de oro ostentando diademas, prendas de firma y prepotentes carrozas de lujo, mientras los fieles discípulos trabajaban en el desierto por menos del salario mínimo, sin nombramiento ni contrato ni estabilidad laboral y padecían desabastecimiento. Y cuando los adoradores del Becerro de Oro ofrecieron el Reino de los Cielos, encontraron que los fieles discípulos tomaban el Reino de la Tierra.PARÁBOLA DE LA OTRA MEJILLAY desde el sanedrín los fariseos divulgaron calumnias terribles contra los creyentes, escondieron el pan para que faltara, mandaron sayones para prender al Hijo del Hombre y exterminar a cuantos en él creyeran incendiando las casas donde se refugiaran. Mas hete aquí que un creyente pretendió defenderse, y reprocháronle: ¿No ha dicho el Maestro que a quien le pegue en el rostro, el pondrá la otra mejilla? Y respondió el que se defendía: Es que cada vez que al Maestro le pegan en una mejilla, la otra que pone es la nuestra.PARÁBOLA DE LA DOBLE FIDELIDADEn aquellos días explicaba el publicano en el sanedrín cómo se podía servir a dos patronos sin traicionarlos. Llegado a su casa, encontró que su esposa hacía el amor con el vecino sin ser infiel a ninguno, por lo que corrió a besar al Maestro. Y éste respondióle:-¿Judas, Con un beso entregas al Hijo del Hombre?-Tengo doble fidelidad, como nazareno y como publicano. Como nazareno te beso, y como publicano te entrego. No se puede servir a dos patronos, pero sí se puede traicionar a dos naciones.PARÁBOLA DEL FARISEO DESAGRADECIDOEn aquellos tiempos pasó un fariseo frente al Nacimiento y le pidió que llenara su cuarto de juguetes. Pero en el cuarto del fariseo apareció un tosco pesebre, lo único que por ese entonces el Salvador poseía en el mundo. Y, sintiendo despecho, pidió el fariseo grandes palacios. Mas lo único que le fue dado fue la cooperativa de carpintería de san José, única herencia del Salvador en el mundo. Clamó el fariseo por los delicados banquetes de los sacerdotes y los usureros, mas apenas recibió pan y pescado multiplicados prodigiosamente. Y, sintiéndose enfermo de hartura, clamó el fariseo por viajar a las grandes clínicas de Roma, mas sólo recibió la salud, lo único que podía dar el Salvador, y eso de milagro. Apesadumbrado por la codicia, exigió el fariseo un diluvio de oro hasta ahogar a todos los seres excepto a él. Mas, dijéronle que el Salvador no podía esta vez complacerlo, pues era juzgado en la plaza pública. Por lo que a toda prisa se dirigió el fariseo hasta la plaza, y en cuanto vio comparecer al Salvador gritó: Crucificadle.PARÁBOLA DEL SAMARITANO PEREZOSOAquella mañana llamaron al samaritano para que fuera a votar en la Asamblea si había que liberar a Barrabás el rencoroso o al Maestro que predicaba el amor entre todos. Los fariseos me han dicho que el amor es malo, y que el rencor no daña, contestó el samaritano sin moverse de cama. El samaritano durmió hasta que esa tarde tocaron a su puerta. Era Barrabás, que venía a crucificarlo.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: